;
ENTRE TIBURONES TIGRE
14 marzo, 2019
El Tiburón Tigre
24 junio, 2019

¿Qué tan peligroso es estar cara a cara con un cocodrilo de agua salada? Por más complicado y peligroso que parezca, es factible interactuar con  estos modernos dinosaurios y salir ileso de una situación como está.

Más de 400 cocodrilos americanos de agua salada habitan en los manglares de Banco Chinchorro en El Caribe Mexicano, les una especie puede llegar a medir más de 6 metros de longitud y pesar más de 900 kilogramos.

Este atolón rodeado de arrecife se encuentra  en Caribe Mexicano, frente a las costas de Chetumal,  Quintana Roo, en México.


Los cocodrilos habitan en los manglares que se encuentran en medio del atolón y salen al mar en busca  de las viseras y desechos de pescado  que los pescadores arrojan al mar después de limpiar su pesca; Esta acción atrae a los cocodrilos cerca de los palafitos (Cabañas Flotantes) en busca de una comida fácil.

Una ves que los cocodrilos se encuentran ahí, buscamos entrar al agua con ellos, por más difícil que parezca la situación, existe una manera de lograr esta interacción utilizando la estratégia correcta.  

Y lo que parece un problema sin salida, como acabar en la fauces de un cocodrilo, se convierte en una situación muy manejable la cual llega a ser muy emocionante y única.

Cuando el cocodrilo sale del manglar, se aleja de su zona de confort lo cual lo vuelve muy cauteloso y éste se lo piensa dos veces antes de atacar, lo que nos brinda una ventana de oportunidad para lograr ese mágico encuentro. 

Otra manera de protegernos de ellos es con la cámara de fotografía o con un vara larga, las que sirven de barrera entre el cocodrilo.

Por último, si nos encontramos en una situación más comprometedora debemos sujetarlo por de abajo de la mandíbula, protegiéndonos de que la abran para morder.

Es importante tener en cuenta que los cocodrilos, como muchos otros depredadores, son poderosos y peligrosos. Razón por la que debemos respetarlos y tener extrema precaución al entrar al agua con ellos.


Los cocodrilos matan a más de 1,000 personas al año, mas ésto no los hace unos come hombres. Al igual que muchas especies se defienden de cualquier posible amenaza a su entorno; los seres humanos reaccionamos de igual manera ante las amenazas.

Hagamos un juicio propio y busquemos opciones de salida para situaciones peligrosas antes de convertirlas en problemas sin solución.

No dejes de seguir en mis redes todo el mes de mayo “El Mes del Cocodrilo” en donde pondremos varias fotos y videos.

Instragram: @GerardodelVillar / Face Book: GerardodelVillarC / Twitter: @GerdelVillar

hasta la próxima.

Gerardo del Villar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *