;

Muere buzo por encuentro fortuito con un tiburón tigre.

“Orcas” En busca de mi mejor fotografía.
27 Octubre, 2017
¿Son las orcas realmente ballenas asesinas?
9 Enero, 2018

Muere buzo por encuentro fortuito con un tiburón tigre.

El pasado Jueves 30 de noviembre del 2017, la buzo Rohina Bhandari de nacionalidad norte americana, perdió la vida al ser confundida con una posible presa por un tiburón tigre en la Isla del Coco, Costa Rica.

Rohina Bhandari.

La buzo participaba en una expedición operada por una empresa con muchos años de experiencia y debido a que Rohina tenía poca experiencia como buceadora, se le asignó como guía personal y compañero de buceo al Divemaster Diego J. Originario de Costa Rica que conocía el área muy bien.

Durante los primeros dos días de inmersiones no se les presentó ningún incidente; en el primer buceo del tercer día, mientras buceaban en un sitio conocido como “Canal de Manuelita” comenzaron su ascenso a superficie, antes que el resto del grupo, debido a que Rohina tenía una menor cantidad de aire a diferencia del resto de los buzos.

Cuando estaban a 10 metros de profundidad apareció el conocido Pinocho, tiburón tigre macho de más de 4 metros de la largo, sorprendiendo a Diego y a Rohina por lo cercano que se presentó el encuentro.

El tiburón dió un giro agresivo y se dirigió hacia los buzos por lo que Diego en un acto de valentía golpeó con una de sus aletas el morro de Pinocho, ésto con la intención de alejarlo. Está acción, le alejó momentáneamente pero Pinocho volvió a arremeter y en está ocasión mordió la aleta y parte del pie (empeine) de Diego, a pesar de pensar que había perdido el pié seguía protegiendo a Rohina. Entre el dolor causado por la mordida, la sangre que emanaba de su profunda herida y la confusión que imperaba, Diego buscó ponerse entre el tiburón y Rohina, buscando evitar que el tiburón la lastimase, sin embargo, Pinocho no cesó en su intento y logró causarle dos heridas en los muslos a la buzo, quien desgraciadamente falleció momentos después.

Varias personas me han preguntado mi opinión sobre este incidente, por lo que a continuación cito los diversos puntos que considero importantes:

1.- Los tiburones tigre, junto con los tiburones blancos y los tiburones toro, debido a su gran tamaño tienen la seguridad para acercarse a los buzos y explorar si somos una posible presa, por lo que debemos estar bien preparados para interactuar con ellos.

2.- Por lo que me platicaron, Rohina tenía poca experiencia como buzo y ninguna experiencia en encuentros con cualquier tipo de tiburones, lo que provocó que entrara en una condición de pánico al ver a Pinocho pasándoles tan cerca y esto provocó que el tiburón le considerase una posible presa.

3.- Cuando estamos interactuando con tiburones, considerados agresivos, tenemos que mostrarles que no somos ninguna presa para ellos, por lo que debemos tener y mostrarles calma, observarlos en todo momento, nunca darles la espalda, alejarse tranquilamente del sitio y si el tiburón insiste en acercarse, empujarlo con la cámara o con las manos en la zona del morro (la nariz), haciéndonos a un lado. Esto debe realizarse sin golpearlo, para que el animal no sienta una agresión por nuestra parte.

4.- Diego, al percatarse de la situación golpeó al tiburón dándole un aletazo en el morro, lo cual pudo haber molestado al tiburón y provocar que el tiburón viese a Diego como un rival con el cual competía por una presa (lamentablemente Rohina), lo cual desató una segunda y tercera embestida por parte de Pinocho, mordiendo la aleta y parte del pié de Diego; buscando inhabilitarlo y de esta manera tener el camino libre para cobrar su presa.

Esto puede explicar el hecho que a pesar de que Diego se encontraba herido, el tiburón ya no hizo por él y centró su atención en Rohina.

5.- Desagraciadamente para un buzo con poca experiencia como tenía Rohina y ante un enorme tiburón que ya había entrado en una batalla por su presa, no había mucho que hacer. El tiburón estaba decidido a cobrar su recompensa después de deshacerse de su competencia.

6.- Luego, como siempre se presenta en estos casos, el tiburón se dio cuenta que Rohina no era parte de la alimentación habitual y la soltó dejándola herida de muerte.

Desde de mi punto de vista no hay culpables, ni el tiburón, ni los buzos. Este trágico evento es resultado de varias circunstancias que desataron el infortunio.

Es muy importante recordar que el océano es de ellos, no de nosotros. Los buzos aceptamos los riesgos al entrar en el hábitat de los tiburones.

Quiero aprovechar para dar mi más sentido pésame a la familia de Rohina y para agradecer a las personas que me compartieron esta información, quienes me pidieron guardar sus nombres en el anonimato.

Hasta la próxima

Gerardo del Villar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *